91 590 10 10

jueves, 2 de febrero de 2017

Los impuestos inherentes

Una vez que se ha llevado a cabo la adjudicación a los herederos de su parte de la herencia, cada uno de ellos deberá abonar la cantidad que le corresponda en concepto de impuestos. Nos estamos refiriendo concretamente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Pero ¿qué residencia se tendrá en cuenta a efectos fiscales? Aquella en la que haya pasado el fallecido los últimos cinco años de su vida. Eso sí, la tributación variará en función de si la sucesión ha tenido lugar entre parientes o entre extraños. Además, dependerá también de los beneficios y exenciones del impuesto a los que puedan tener derecho los herederos en virtud de su situación.

Dicho esto, el plazo inicial para efectuar el pago del impuesto es de seis meses a contar desde el fallecimiento del testador, siendo posible obtener una prórroga de otros seis meses. No obstante, dicha prórroga deberá solicitarse de manera motivada en un plazo de cinco meses a contar desde la fecha en que haya tenido lugar la muerte del causante. Además, la citada prórroga llevará aparejada la obligación de satisfacer los intereses de demora que le sean aplicables, y esto hasta el día en que la declaración se presente.

No obstante, desde Bufete Velázquez les recordamos que, en nuestra Comunidad Autónoma, en Madrid, existe una reducción del Impuesto de Sucesiones del 99 %. Por lo que en la práctica podríamos hablar de exención.
Por otro lado, no son pocas las Comunidades Autónomas que optan por el sistema de autoliquidación. ¿En qué consiste dicho sistema? En que los propios herederos serán los que deban calcular la cantidad a pagar.

Sin embargo, en Madrid no es obligatorio efectuar la autoliquidación, siendo posible presentar la documentación correspondiente, de cara a que sea la propia Administración Tributaria la que requiera a los interesados las cantidades que han de pagar en relación al impuesto.

Por último, los herederos tendrán también que abonar las plusvalías pertinentes. Pero, ¿qué son las plusvalías? Son impuestos municipales que gravan el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana. Este tipo de impuestos, han de pagarse al ayuntamiento del lugar en el que se encuentren sitos los bienes inmuebles.
El plazo para abonar las plusvalías, cuyo coste suele ser bastante elevado, es de seis meses prorrogables a un año si así lo solicita el interesado.
Safe Creative #1702090262106

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información