91 590 10 10

jueves, 2 de febrero de 2017

La tramitación


En relación a la tramitación, desde Bufete Velázquez siempre tenemos en cuenta dos factores que a nuestro juicio son determinantes:

• Si la persona fallecida ha dejado o no testamento.
• El grado de parentesco con dicha persona.

Dicho esto, y en relación a los pasos a seguir en caso de resultar herederos, en primer lugar, tendremos que solicitar el Certificado Literal de Defunción ante el Registro Civil.

En el caso de no tener conocimiento sobre la existencia o inexistencia de testamento tendremos que solicitar el Certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, el cual tendrá carácter administrativo, y en el que constarán todos los testamentos que haya podido hacer la persona fallecida a lo largo de su vida.

Si, por el contrario, la persona fallecida sí que hizo testamento, podremos hablar de herencia testamentaria, de tal forma que los bienes y derechos tendrán que transmitirse tal y como dispusiese el causante en su día en dicho testamento. Pero, ¿siempre será esto así? Será así cuando se respete la legítima.
¿Y qué es la legítima? La proporción de herencia que la Ley reconoce a los legitimarios, también llamados herederos forzosos. Eso sí, no hay que olvidarse de solicitar el Certificado del Registro de Seguros con cobertura de Fallecimiento, de manera que podamos conocer si el causante contrató en vida alguna póliza.

Por otra parte, para poder disponer de los bienes y derechos del fallecido, tendremos que solicitar una copia autorizada del testamento, debiendo ser conscientes de que en el caso de que existan varios testamentos, el único que tendrá validez será el de fecha más reciente. En cuanto a la copia, ésta podrá pedirse en la misma notaría en la que se otorgó el testamento, debiendo para ello acompañar nuestra solicitud con el certificado de defunción y el del Registro General de Actos de última Voluntad.

Llegados a este punto cabe preguntarse, ¿qué determinará el testamento? Quiénes son los herederos y en qué proporciones, siendo obligación de éstos asegurarse de si aparece o no designación de albacea o contador-partidor en el mismo.

Regresando al punto sobre la obtención por parte de los herederos del Certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, si de dicha obtención se desprende que el fallecido no hizo testamento, estaremos ante una herencia ab intestato o también llamada herencia intestada, siendo necesario en este tipo de supuestos que un Notario o un Juez declare quienes son realmente los herederos.
Correspondiendo la facultad de declarar, al Notario cuando el fallecido haya dejado cónyuge viudo, descendientes o ascendientes; y al Juez en caso que no haya sido así.

Por otro lado, desde Bufete Velázquez nos gusta poner de manifiesto la importancia que tiene la realización de un inventario, debiendo tras ello acometer la redacción del cuaderno particional. Pero puede que esté pensando, ¿qué es el cuaderno particional? Es el documento en el cual se recogen los datos de los herederos designados, así como las adjudicaciones de sus bienes, derechos, y deudas.
Cabe destacar también que, aunque ni la escritura ni la inscripción de la misma en el Registro de la Propiedad tienen carácter obligatorio, sí que será indispensable que dicha escritura haya sido otorgada ante Notario si realmente pretendemos que las adjudicaciones puedan inscribirse en el ya mencionado Registro.

También cabría la posibilidad de que se hiciese mediante documento privado, por parte de aquellos herederos a los que no les resulte indiferente el hecho de que se lleve o no a cabo la partición de bienes; por parte del heredero único; o en aquellos casos en los que la herencia se componga únicamente de dinero, acciones o bienes muebles. En cualquiera de estos supuestos, será suficiente con legitimar ante Notario la firma del documento.

En cuanto la adjudicación a cada heredero de su parte, una vez hecha deberán pagarse tanto el Impuesto de Sucesiones y Donaciones como la Plusvalía correspondiente, tras lo cual ya podremos como herederos tomar posesión de lo que nos corresponde.

Por último, una vez liquidado el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y abonada la Plusvalía, ya podremos, como herederos, tomar posesión de lo que nos corresponde, esto es:

• De los bienes inmuebles. Cabe decir, que resulta recomendable inscribir este tipo de bienes en el Registro de la Propiedad, debiendo hacer también lo mismo con todos los derechos y participaciones que recaigan sobre ellos.

• Del dinero, valores y seguros. En este caso, es necesario acudir con el cuaderno particional a los bancos, y a las entidades aseguradoras para solicitar la entrega de lo que corresponda. Para ello deberá también acreditarse que se han pagado debidamente los impuestos.
• De los vehículos. Es necesario hacer la transferencia ante la Dirección General de tráfico.
Safe Creative #1702090262106

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información