¿Se puede quitar la legítima a un hijo?

La herencia es un tema complejo que genera muchas dudas, especialmente en lo que respecta a los derechos de los hijos.

Uno de los interrogantes más comunes es: ¿Se puede quitar la legítima a un hijo?

En este artículo, analizaremos en profundidad esta cuestión, abordando aspectos como qué es la legítima, en qué casos se puede privar a un hijo de ella, cómo diferenciar la desheredación de la legítima, y los pasos necesarios para llevar a cabo este proceso. Además, responderemos a preguntas frecuentes y te ofreceremos información sobre cómo contratar un abogado especializado en herencias.

Quitar legitima a hijo

¿Qué es la legítima?

La legítima es una porción del patrimonio del testador que, por ley, corresponde a sus herederos forzosos, como son los hijos y, en algunos casos, los cónyuges y ascendientes. Esta porción es irrenunciable y tiene como objetivo proteger a los herederos más cercanos de quedar desamparados tras la muerte del testador.

Objetivo de la legítima

El objetivo de la legítima es proteger a los herederos más cercanos del testador para que no queden desamparados tras su muerte. De esta manera, se garantiza que estos herederos reciban una parte mínima del patrimonio, independientemente de la voluntad del testador.

Quiénes son los herederos forzosos

Los herederos forzosos son aquellos que tienen derecho a la legítima por ley. En España, los herederos forzosos son:

  • Los hijos: La legítima de los hijos es la misma para todos, independientemente de si son hijos legítimos, hijos adoptados o hijos extramatrimoniales.
  • El cónyuge: El cónyuge tiene derecho a la legítima en caso de que no exista separación o divorcio legal. La legítima del cónyuge varía en función del régimen económico matrimonial.
  • Los ascendientes: En caso de que no haya hijos ni cónyuge, los ascendientes (padres y abuelos) tienen derecho a la legítima.

Cómo se calcula la legítima

La legítima se calcula aplicando un porcentaje al patrimonio del testador. Este porcentaje varía en función del número de herederos forzosos:

  • Si hay un solo hijo: La legítima es del 33,33% del patrimonio.
  • Si hay dos hijos: La legítima es del 50% del patrimonio, a repartirse a partes iguales entre los hijos.
  • Si hay tres o más hijos: La legítima es del 66,66% del patrimonio, a repartirse a partes iguales entre los hijos.

¿Se puede quitar la legítima a un hijo?

Sí, es posible desheredar a un hijo en España, pero no es un proceso sencillo. La ley española permite al testador privar a sus hijos de su legítima, pero solo bajo ciertas causales específicas que deben estar debidamente fundamentadas en el testamento.

Requisitos para desheredar a un hijo:

  • Causal legal: Debe existir una de las causales de desheredación establecidas en el artículo 853 del Código Civil español.
  • Fundamentación: La desheredación debe estar fundamentada en hechos concretos y demostrables que justifiquen la privación de la legítima.
  • Formalidades: El testamento debe cumplir con todos los requisitos formales exigidos por la ley y ser redactado por un notario.

Casos en los que se puede desheredar a un hijo:

  • Negación de alimentos: Si el hijo ha negado alimentos a sus padres cuando estos lo necesitaban.
  • Maltrato: Si el hijo ha maltratado gravemente de obra o palabra a sus padres.
  • Acusaciones falsas: Si el hijo ha acusado a sus padres de un delito grave, a sabiendas de su falsedad.
  • Parricidio: Si el hijo ha sido condenado por parricidio (asesinato de un ascendiente).
  • Violencia familiar: Si el hijo ha cometido actos de violencia o malos tratos contra el cónyuge o hijos del testador.
  • Incumplimiento de la patria potestad: Si el hijo ha incumplido gravemente los deberes de la patria potestad.

¿Quitar la legítima significa la desheredación de un hijo?

No, quitar la legítima a un hijo no es lo mismo que desheredarlo. La desheredación es un concepto más amplio que implica privar al heredero forzoso de cualquier parte de la herencia, incluyendo la legítima. En cambio, quitar la legítima significa privar al hijo únicamente de la porción irrenunciable del patrimonio del testador que le corresponde por ley.

Aspecto Desheredación Quitar la legítima
Alcance Priva al heredero forzoso de toda la herencia. Priva al heredero forzoso solo de la legítima.
Posibles escenarios - El hijo no recibe nada de la herencia. - El hijo recibe una porción menor a la legítima, con cargas o condiciones. El hijo no recibe la legítima, pero puede recibir otra parte de la herencia.
Formalidades Requiere la concurrencia de una de las causales de desheredación establecidas en la ley y su correcta fundamentación en el testamento. No requiere una causal específica, pero sí debe estar fundamentada en la voluntad del testador.
Impugnación El hijo desheredado puede impugnar el testamento. El hijo privado de la legítima puede impugnar el testamento si considera que la voluntad del testador no se ha expresado correctamente.

Ejemplo:

  • Desheredación: Un padre deshereda a su hijo por maltrato grave. El hijo no recibe nada de la herencia.
  • Quitar la legítima: Un padre deja a su hijo la legítima mínima y el resto de la herencia a su otro hijo. El hijo privado de la legítima recibe una porción menor a la que le correspondería por ley, pero no está totalmente desheredado.

En resumen:

  • La desheredación es un acto más severo que implica privar al hijo de toda la herencia.
  • Quitar la legítima significa privar al hijo únicamente de la porción irrenunciable del patrimonio del testador.
  • En ambos casos, es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado en herencias para garantizar que el proceso se lleve a cabo de forma correcta y legal.

¿Cuándo se le puede quitar la legítima a un hijo?

Como se mencionó anteriormente, la desheredación solo es posible si concurren las causales específicas establecidas en la ley. Es importante destacar que la simple mala relación entre padres e hijos no es motivo suficiente para desheredar. La desheredación debe basarse en hechos concretos y demostrables que justifiquen la privación de la legítima.

Si no se cumplen los requisitos para desheredar a un hijo, la desheredación será nula y el hijo tendrá derecho a su legítima.

¿Qué prevalece la legítima o el testamento?

En el ámbito de las herencias en España, la relación entre la legítima y el testamento se basa en el principio de disponibilidad testamentaria: el testador tiene la libertad de disponer de su patrimonio mediante testamento, pero no puede alterar la legítima de sus herederos forzosos (salvo en los casos de desheredación).

¿Qué significa esto?

  • Legítima: La legítima es una porción irrenunciable del patrimonio del testador que corresponde por ley a sus herederos forzosos (hijos, cónyuge en algunos casos, y ascendientes). El testador no puede privarles de esta porción, ni siquiera mediante testamento.
  • Testamento: El testamento es un instrumento legal que permite al testador distribuir su patrimonio según su voluntad. Sin embargo, esta libertad testamentaria está limitada por la legítima. El testador puede disponer libremente de la parte de su patrimonio que no corresponde a la legítima, pero no puede reducirla ni eliminarla.

En resumen:

  • Prevalece la legítima: La legítima tiene carácter indisponible, lo que significa que el testador no puede modificarla a través del testamento a menos que concurra alguna de las causales de desheredación.
  • Testamento: El testamento permite al testador distribuir la parte de su patrimonio que no es legítima, pero no puede afectar la legítima de sus herederos forzosos.

Ejemplo:

  • Un testador tiene dos hijos y un patrimonio de 100.000€. La legítima de cada hijo sería de 33.333€ (100.000€ / 2=50.000€ / 2=25.000€).
  • El testador puede redactar un testamento en el que reparta la parte no legítima de su patrimonio (33.334€) como desee, por ejemplo, legárselo a un amigo.
  • Sin embargo, el testador no puede reducir la legítima de sus hijos a menos que concurra alguna de las causales de desheredación.

Es importante destacar que:

  • La legítima varía en función del número de herederos forzosos.
  • En algunos casos, el cónyuge también tiene derecho a legítima.
  • Las causales de desheredación son taxativas y deben estar fundamentadas en hechos concretos y demostrables.
  • Si tiene dudas sobre la legítima o el testamento, es recomendable consultar con un abogado especializado en herencias.

Pasos a seguir para quitar la legítima a un hijo:

Si quieres quitar la legítima a un hijo deberás seguir los siguientes pasos:

1. Recopilar pruebas: Reúne toda la documentación y evidencia que sustente la causal de desheredación. Esto puede incluir actas judiciales, informes médicos, testimonios de testigos, etc.

2. Redactar testamento: Acude a un notario para redactar un testamento en el que se exprese claramente la voluntad de desheredar al hijo. El notario te guiará en el proceso y te ayudará a formular correctamente la desheredación.

3. Especificar la causal: En el testamento, se deben especificar de manera clara y precisa las causas por las que se deshereda al hijo. Se debe mencionar la causal concreta (artículo 853 del Código Civil) y detallar los hechos que la fundamentan.

4. Aportar pruebas: Adjunta al testamento la documentación y pruebas que sustenten la desheredación. Estas pruebas serán analizadas por un juez en caso de que el hijo impugne el testamento.

5. Asesoramiento legal: Es altamente recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado en herencias. Un abogado podrá evaluar tu caso, guiarte en el proceso de desheredación, redactar el testamento de manera adecuada y proteger tus derechos en caso de impugnación.

¿Puede un hijo renunciar a la legítima?

No, un hijo no puede renunciar a su legítima. La legítima es una porción indisponible del patrimonio del testador que corresponde por ley a sus herederos forzosos (hijos, cónyuge en algunos casos, y ascendientes). Esta porción es irrenunciable, lo que significa que el heredero forzoso no puede cederla ni renunciar a ella, ni siquiera en vida del testador.

¿Por qué la legítima es irrenunciable?

La legítima tiene un carácter indisponible por varias razones:

  • Proteger a los herederos forzosos: La legítima garantiza que los herederos forzosos reciban una parte mínima del patrimonio del testador, independientemente de la voluntad de este.
  • Preservar el patrimonio familiar: La legítima evita que el testador pueda disponer de todo su patrimonio en favor de terceros, asegurando así la transmisión de la riqueza familiar a las siguientes generaciones.
  • Principio de justicia: La legítima se considera un principio de justicia que protege a los herederos forzosos, quienes tienen un vínculo natural y afectivo con el testador.

¿Qué pasa si un hijo renuncia a la legítima?

Cualquier declaración o acuerdo en el que un hijo renuncie a su legítima será nula de pleno derecho. Esto significa que no tendrá ningún efecto legal y el hijo conservará su derecho a la legítima.

¿Qué puede hacer el hijo cuando es desheredado?

Un hijo desheredado tiene las siguientes opciones:

1. Impugnar el testamento:

  • Plazo: 2 años desde que conoce el contenido del testamento.
  • Motivos:

    • No concurre ninguna causa legal para la desheredación.
    • El testamento no cumple con las formalidades legales.
    • La desheredación se basa en hechos falsos.
  • Pruebas: Aportar documentación y testimonios que sustenten la impugnación.

2. Solicitar la legítima:

  • Si la desheredación es declarada nula, el hijo tendrá derecho a la legítima, una porción irrenunciable del patrimonio del testador.

3. Llegar a un acuerdo:

  • Negociar con los demás herederos para recibir una compensación económica o una parte menor de la herencia.

4. Buscar asesoramiento legal:

  • Consultar con un abogado especializado en herencias para conocer sus derechos y opciones específicas.

Preguntas y respuestas sobre si se puede quitar la legítima a un hijo

¿Hay alguna novedad legislativa reciente sobre la legítima en España?

A fecha de marzo de 2024, no ha habido cambios legislativos recientes que afecten directamente a la legítima en España. Sin embargo, sí es importante destacar que la jurisprudencia del Tribunal Supremo y de las Audiencias Provinciales va evolucionando constantemente, por lo que es recomendable consultar con un abogado especializado en herencias para estar al día de las últimas interpretaciones legales.

¿Puedo heredar a un hijo en vez de a un nieto?

Sí, en España es posible legar la herencia a un nieto en vez de a un hijo, pero no de forma directa. Los nietos no son considerados herederos forzosos, por lo que no tienen derecho a recibir una parte de la herencia por ley, ni siquiera si sus padres han fallecido o han sido desheredados.

Para legar la herencia a un nieto, el testador debe expresarlo claramente en su testamento. El testador tiene la libertad de disponer de su patrimonio como desee, siempre que no vulnere las normas imperativas del ordenamiento jurídico.

Opciones para legar la herencia a un nieto:

  • Legítima: El testador puede dejar la legítima a un nieto, pero solo si este es el único heredero o si concurre con otros nietos. En este caso, la legítima se repartirá a partes iguales entre todos los nietos que sean herederos.
  • Herencia voluntaria: El testador puede dejar la herencia voluntaria a un nieto, asignándole una porción mayor o menor del patrimonio.
  • Sustitución fideicomisaria: El testador puede establecer una sustitución fideicomisaria, nombrando heredero a su hijo y disponiendo que, a la muerte de este, la herencia pase a su nieto.

¿Qué pasa si se muere una persona sin testamento?

Si una persona fallece sin haber otorgado testamento, se produce lo que se conoce como sucesión intestada. En este caso, la ley establece un orden de sucesión que determina quiénes son los herederos y qué parte de la herencia les corresponde.

El orden de sucesión intestada en España es la siguiente: Hijos y descendientes, cónyuge viudo, ascendientes, parientes colaterales y por último, el Estado.

Conclusiones

En España, la legítima es una porción del patrimonio del testador que corresponde por ley a sus herederos forzosos (hijos, cónyuge en algunos casos, y ascendientes). Esta porción es irrenunciable, lo que significa que el heredero forzoso no puede cederla ni renunciar a ella, ni siquiera en vida del testador.

Sin embargo, la legítima no es absoluta. El testador puede desheredar a un hijo y privarle de su legítima, pero solo si se cumplen las causales de desheredación establecidas en el artículo 853 del Código Civil español. Estas causales son taxativas y deben estar fundamentadas en hechos concretos y demostrables.

Es importante destacar que la desheredación es una medida extrema que debe ser meditada cuidadosamente. El testador debe tener en cuenta que desheredar a un hijo puede tener un impacto emocional significativo en la familia.

Por ello, se recomienda consultar con un abogado especializado en herencias antes de tomar una decisión definitiva.

En nuestro bufete de abogados Català Reinón contamos con expertos en derecho de sucesiones que pueden ayudarte en caso de que quieras quitar la legítima a un hijo.

Tenemos abogados en Madrid, abogados en Barcelona y abogados en Sabadell.